Unos 2.600 desplazados han llegado en últimas 48 horas a zona kurda en Siria

Unos 2.600 civiles desplazados han llegado en las últimas 48 horas al enclave kurdo de Afrín, en el norte de la provincia siria de Alepo y fronterizo con Turquía, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Entre los desplazados por la violencia hay cientos de menores de edad y mujeres, que proceden de la ciudad de Alepo y de áreas al norte, al sur y al este de esa localidad.

También hay civiles originarios de la provincia de Al Raqa, feudo principal del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria.

La ONG destacó que los civiles están siendo acogidos en refugios e improvisados campos de desplazados, aunque algunos se están quedando en casas de familiares en Afrín.

Esta región es uno de los tres principales enclaves kurdos de Siria y está bajo el control de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en sus siglas en kurdo), la más importante milicia kurda en el país.

Las hostilidades todavía continúan en la localidad de Alepo y su periferia, pese a los esfuerzos internacionales para detenerlas.

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una coalición armada kurdo árabe en la que está incluidas las YPG, lucha contra grupos islámicos en el norte de la provincia de Alepo.

Por otra parte, se conoció que las fuerzas kurdas encontraron una de las mayores fosas comunes en el norte del país, donde el grupo terrorista Estado Islámico arrojó a miles de sus víctimas, tanto vivas como muertas.

La horrible fosa se encuentra en el pueblo Suluk, en las cercanías de la norteña provincia de Al-Raqa, de acuerdo con un informe del diario británico Daily Express. La localidad cayó en manos del Estado Islámico en febrero y las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) recuperaron su control en marzo.

Las fuentes kurdas informaron que las víctimas, que comprenden a hombres, mujeres y niños, fueron torturados antes de su muerte.

FUENTE: EFE / HispanTV