Academia medicana Kurdistan

Una academia de medicina en las montañas de Kurdistán

En las montañas de Kurdistán, las guerrillas del HPG (Hêzên Parastina Gel) y las YJA-Star (Yekîtîya Jinên Azad-Star) siguen cumpliendo con su deber mientras se suceden los ataques enemigos. La guerrilla, por ejemplo, continúa entrenando en sus academias. Uno de estos espacios es la Academia de Salud Mehmet Hayri Durmuş. Durmuş fue miembro fundador del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y también médico.

“Para el cuidado de la salud la academia es un gran paso”

La guerrillera Avaşîn Delîla, que actualmente participa en el curso, explica “asumir esta academia significa una gran responsabilidad para mí. Es bien sabido que el camarada Hayri estudió medicina por sí solo. Sobre esa base participamos en esta formación. Es una tarea muy importante que hemos asumido. En términos de atención médica, esta academia ofrece grandes oportunidades. En el futuro sabremos cómo podremos ayudar a nuestros amigos en las montañas. Esto es un gran trabajo, con mucho valor. Por eso quiero desarrollarme en la academia”.

Delîla deja en claro la importancia del trabajo inculcado por los camaradas Hayri y Dilpak. “Queremos ser capaces de dar una respuesta sólida en el futuro. Cuando escuchamos por primera vez el nombre de Heval (camarada) Hayri, nos empoderó. Queremos intensificar la resistencia que surgió en las cárceles. Nuestro objetivo es asumir esta responsabilidad tras completar el entrenamiento en la academia”, asegura.

Otra estudiante de la academia es la guerrillera Azê Serhed. Ella reconoce la diferencia entre el método de entrenamiento del PKK y el del sistema capitalista, en la forma y en sus valores. Serhed estudió medicina dentro del sistema capitalista y ahora continúa trabajando en las filas del PKK.

La atención de Azê se centró en las diferencias entre el enfoque de la salud humana en la guerrilla y en el sistema: “Estudié medicina en Alemania, en el centro del capitalismo. También trabajé en el campo. Luego tomé la decisión de venir a las montañas de Kurdistán. Ahora tengo un lugar en la Academia Mehmet Hayri Durmuş. En el sistema, la gente no puede vivir sin dinero, por lo que es necesario tener un buen trabajo y es por eso que decidí estudiar”.

“Cuando conoces el partido, puedes ver las diferencias –afirma-. Ves lo positivo de ser una ayuda en el cuidado de la salud en estas montañas. En la sociedad solo existen los medicamentos y, tal vez, alguna una inyección para los enfermos, pero aquí es distinto. Cuando compañeros o amigos están heridos, también los cuidamos con el espíritu de la cooperación. Estamos en una guerra muy dura, pero de situaciones como esta podemos aprender muchas cosas en la academia”.

Serhed señala que “las diferencias entre aquí y el sistema son claras. En el sistema, las personas son tratadas como si estuvieran usando un motor, es decir, como una herramienta. Todo se examina individualmente y se desmembra, y solo se considera el lado físico. Las emociones o un espíritu no se tienen en consideración. El conocimiento de los humanos se falsifica con la química. Aquí, en la educación aprendemos que la cooperación se encuentra por encima de todas las cosas”.

“En las filas del PKK la mejor medicina es la sociedad cooperativa”

La guerrillera Azê también indica que el primer principio de la medicina en las montañas es la cooperación. “Si alguien de nosotros está herido, no lo tratamos como un sistema, ni como una herramienta –expresa-. Sentimos sus heridas, los acompañamos. Es necesario que simpaticemos con ellos. También nos dirigimos con esta moralidad a la población. Así es como lo aprendimos. Como estudiante de la Academia Mehmet Hayri Durmuş ahora puedo mostrar claramente las diferencias al sistema. Cuando vamos a la práctica, seguimos los pasos de estos amigos”.

FUENTE: ESTER AŞMÎ / ARJÎN MÎDYAT / ANF / Edición: Kurdistán América Latina