“Los artistas pueden ser un antídoto en tiempos de crisis”

La artista Deniz Deman expresó que los artistas que están vinculados a su gente pueden contribuir a la socialidad y la organización al leer todos los procesos correctamente. La artista kurda agregó que no está de acuerdo con la declaración que dice que “el artista sólo debe hacer arte”.

Deman recordó que el sistema que existe en Turquía tiene como objetivo destruir la estructura social de los kurdos y su cultura, su idioma, educación e instituciones. “Porque para una sociedad, el idioma y la cultura son el equivalente de la existencia –explicó-. Los kurdos han pasado por muchas guerras, masacres, invasiones y genocidios a lo largo de la historia, sin embargo se pusieron de pie nuevamente gracias a la resistencia kurda, y han establecido un sistema de vida basado en la socialización”.

Deman, que remarcó la situación del arte y los artistas de un pueblo al que se le ha negado el idioma, la cultura y la historia durante años, y que se enfrentó al genocidio, indicó que con el desarrollo de la lucha por la libertad de Kurdistán, los artistas han sido capaces de mirar a su gente y tratar de ayudarlos a lidiar con sus problemas.

Al recordar que los artistas han jugado un papel importante en la historia reciente de Kurdistán, Deman agregó que “los artistas que pueden ver las dificultades por las que ha pasado su gente, que han leído los procesos sociales, han leído los procesos revolucionarios y han creado un vínculo con su gente, desempeñando un papel importante en todos estos procesos históricos”.

También subrayó que el pueblo kurdo en la actualidad está pasando por un proceso extraordinario, enfrentando tanto la pandemia del coronavirus como la política de agresión del Estado turco. “El artista popular debe ser un antídoto para este veneno que el poder fascista está difundiendo –aseveró-. Los artistas deben inspirar y liderar a la sociedad con su arte y su postura contra esta mentalidad genocida y las prácticas antidemocráticas del sistema. La narrativa de ‘que el artista sólo debe hacer arte’ es un intento de desactivar el potencial de los artistas y presentar el arte como entretenimiento y nada más. Los artistas también se resisten al sistema, se oponen y están involucrados con los problemas de la sociedad”.

Por último, Deman subrayó que “el artista puede contribuir a la socialidad y la organización analizando el proceso por el que atraviesan las personas, integrándose con las personas. La resistencia más fuerte a la explotación brutal y genocida, son superadas por todos los segmentos de la sociedad, así como la solidaridad organizada de los artistas”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina