La oscuridad dejada por el ISIS

La gente huye del ISIS por sus propios medios, por autos que pueden encontrar, algunos con bebés en sus brazos, con los pies descalzos, cubiertos de polvo, otros caminando por minas terrestres y muchos a través de corredores seguros.

Hay algunos de ellos que estuvieron allí hasta el final con las bandes del ISIS. Algunos fueron forzados como escudos humanos, otros se ofrecieron como voluntarios. Entre los que fueron rescatados o que huyeron, hay civiles que estaban con el ISIS hasta que las bandas se quedaron con una sola aldea. Ellos también se sorprenden, al igual que quienes los ven.

¿Quines son estos civiles?

Los combatientes de las SDF, YPG y YPJ dicen que los consideran civiles. Estos civiles han estado llegando estos últimos días, y la mayoría de ellos son mujeres y niños. Todavía no han dicho una palabra “mala” sobre el ISIS. Pero ellos tienen hambre, sus hijos tienen hambre, y todos ellos están agotados.

Una luchadora recoge a un niño pequeño con ropa polvorienta y sonríe. El niño saca la lengua. Un luchador está tratando de alimentar a un niño con una cuchara, entre mujeres que usan niqabs. Sólo las caras de los niños son visibles. Las mujeres se han cubierto completamente con tela negra.

Más lejos, un luchador de las SDF está llevando a un niño. Una mujer, aparentemente la madre del niño, lo sigue mientras los transeúntes miran con suspicacia. Su rostro no es visible. Ella está llevando a otro niño. La gente mira: “¿Era esta mujer una de las que torturaron a otras mujeres? ¿Por qué estaba ella allí? ¿Por qué corrió ella?”.

ISIS “Refugiados” y “Comunes”

Estamos cerca de la aldea de Baghouz. Es una zona desértica. Los civiles rescatados son controlados por las SDF y las fuerzas de la coalición. Tan pronto como salen de los vehículos, la diferencia en su ropa se destaca. Los no sirios se destacan con su ropa y zapatos de marca. Se asume que estos civiles son las esposas de los oficiales del ISIS. Bajo la administración del ISIS, están las clases Refugiado (Multaji) y Comunes (Avam). Los “comunes” son lugareños, que tienen la tarea de servir a los refugiados.

Durante la liberación de Raqqa, las mujeres dijeron que no podían hacer nada por temor a los Multajis, docenas de mujeres Yazidi estaban acostumbradas a servirlas.

Entre los civiles que huyen está Om Sehid, una mujer francesa. Se niega a dar su nombre real: “No diré mi nombre, en cualquier caso creo que la gente me reconoce”.

Las palabras de Om Sehid sugieren que es vista como una criminal en su país. Salió de los desiertos de Deir Ez Zor. Ella es sólo una de las incontables contradicciones de esta guerra de 7 años.

La linea se afina a veces

Una mujer iraquí acaba de llegar con sus dos hijas. Ella habla de por qué se quedó con el ISIS hasta el día de hoy: “Mis 3 hijos y mi esposo fueron asesinados en Baghouz la semana pasada”. No hay signos de dolor en su rostro. La hija de otra familia fue asesinada por el ISIS y fue enterrada allí. Las personas que fueron al área para monitorear la migración fueron llevadas a llorar durante el entierro, pero la familia no se ve afectada. El horrible efecto de la guerra se puede ver por todos lados, es lo que es. ¿Fue esto un shock?.

La línea entre los criminales de guerra y las víctimas se afina a veces. Y a veces puede desaparecer para los civiles que escapan del ISIS.

ANF ​​- HEYSEM MISLIM /DEIR EZ-ZOR