KDP y Turquía atacan al pueblo yezidí de Shengal

Las fuerzas militares del Partido Democrático de Kurdistán (KDP, por sus siglas originales) de Irak atacaron el municipio de Khanesor, de Shengal, región habitada por el pueblo yezidí.

El KDP, liderado por Masud Barzani, gobierna el Kurdistán Autónomo de Irak y sus principales aliados son Estados Unidos, Turquía e Israel. La administración del KDP mantiene bloqueada desde hace dos años la frontera con el norte de Siria (Rojava), imposibilitando que ingresen alimentos y medicamentos a esa zona.

Según denunció el Congreso Nacional del Kurdistán (KNK, por sus siglas originales), “los ataques iniciales fueron realizados por fuego de artillería contra barrios civiles”, que dejaron como saldo “víctimas entre los civiles y los combatientes de Yazidi”, agrupados en la fuerza de autodefensa YBS/YJS.

El KNK advirtió que estos ataques no son una casualidad, ya que se producen después de las reuniones mantenidas en Ankara entre dirigentes del KDP y el gobierno de Turquía.

A esto agregaron que el KDP y el partido gobernante en Turquía, AKP, “lanzaron un ataque conjunto contra el yazidíes, luego que en 2014 ese pueblo sufriera las masacres cometidas por el Estado Islámico (ISIS). En esos hechos, el KDP abandonó a los yezidíes, por lo cual intervinieron en su defensa fuerzas vinculadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Con este ataque contra Shengal, el gobierno de Turquía intenta contener el avance de los kurdos en la creación de gobiernos autónomos, derrotar el proceso revolucionario que se desarrolla en Rojava y provocar una guerra interna en el pueblo de Kurdistán.

Desde KNK realizaron un llamado urgente al KDP “a tomar una postura en contra de esta política históricamente oscura y acabar con todas las hostilidades inmediatamente”. También demandaron que “las fuerzas afiliadas a KDP deben retirarse a sus posiciones originales”.

Al mismo tiempo, el KNK advirtió que el partido de Barzani “cumple las políticas del Estado turco” y busca fortalecer al ISIS.

Medios locales informaron que al menos 80 peshmergas (fuerzas militares del KDP) se negaron a participar en los combates, por lo cual fueron trasladados a un área del servicio de inteligencia de KDP y amenazados con ser ejecutados.

No vamos a permitir otra masacre

Ante esta situación, la comandante de las Unidades de Protección de las Mujeres de Shengal (YJS), Viyan Hebab, declaró a Sterk TV que los atacantes fueron “entrenados por Turquía con el fin de poner en marcha esta agresión”. La miliciana agregó que el KDP “quiere que las YBS/YJS sean derrotadas”, sin embargo “nunca lograrán este objetivo”. “No vamos a permitir ataques ni otra masacre contra nuestro pueblo”, aseveró Hebab.

Por su parte, Ali Atalan, miembro del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), manifestó que el ataque contra los yezidíes es “inaceptable”. El representante también alertó que el ataque, junto a las incursiones del Ejército turco en Manbij, ciudad del norte de Siria, fueron coordinados por el gobierno de Ankara.

“Estos ataques tienen como objetivo expulsar a los yezidíes de las tierras en las que viven desde hace siglos”, expresó el integrante del HDP. Atalan aseveró que las fuerzas del KDP “están tratando de hacer lo que ISIS no pudo”, afirmó que los yezidíes “continuarán su resistencia contra esta agresión” y convocó a las fuerzas democráticas a “salir a las calles y manifestar una postura en contra de las fuerzas atacantes”.

Un ataque genocida

Desde la Unión de Comunidad del Kurdistán (KCK) calificaron el ataque contra Shengal como “genocida”. En una declaración del Comité de Relaciones Internacionales de la organización, también denunciaron que la incursión militar fue planificada en el marco de las conversaciones entre el KDP y el AKP.

“El canciller turco anunció ayer que iban a atacar Shengal junto al KDP. Los ataques fueron lanzados esta mañana, poco después de esa confesión”, señalaron en el comunicado.

El KCK recordó que las milicias YBS/YJS “son un punto de referencia de la resistencia” durante los ataques de ISIS en 2014. Y agregó que con estos nuevos ataques, el Estado turco “pretende convertir el territorio del Kurdistán Sur en un campo de batalla, y por lo tanto a invadir este territorio”.

“Toda nuestra gente debe saber que nuestro movimiento nunca dudará en defender al pueblo yezidí de Shengal al igual que lo hizo en 2014”, expresó el KCK.

FUENTE: ANF/Traducción y edición: Kurdistán América Latina