“Intervención de los municipios kurdos es un golpe de Estado contra la democracia”

El co-presidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Sezai Temelli, afirmó que la intervención por parte del gobierno central de los municipios kurdos de Amed, Mardin y Van es contraria a la Constitución.

Luego que la administración de Erdogan nombró a los interventores, el Comité Ejecutivo Central del HDP decidió llevar a cabo una acción indefinida para rechazar la decisión gubernamental. Temelli se reunió en Amed con el co-alcalde destituido de ese municipio, Selcuk Mızraklı, y con los miembros de Colegio de Abogados de la Cámara de Comercio e Industria de la ciudad (DTSO).

En declaraciones posteriores, el co-presidente del HDP afirmó que el Estado de Emergencia (OHAL) decretado por Erdogan sigue vigente. La medida tomada por el gobierno, “es un crimen cometido por el Estado contra el pueblo de Diyarbakır (Amed)”, aseveró.

Temelli recordó que los interventores anteriores solo trajeron problemas y graves daños al entorno económico y social de las ciudades kurdas.

“Es un golpe de Estado contra la democracia y contra la voluntad del pueblo. Por lo tanto, todas las personas deberían unir sus fuerzas contra este acto de prevaricación”, expresó.        El lunes pasado, el gobierno turco ordenó la destitución de los co-alcaldes Selcuk Mızraklı, de Amed; del co-alcalde de Mardin, Ahmet Türk; y de la co-alcaldesa de Van, Bedia Özgökçe Ertan.

Por su parte, Hugh Williamson, director de Europa y Asia Central de Human Rights Watch (HRW), manifestó que “el gobierno del presidente Erdogan ha cancelado los resultados de las elecciones locales de marzo en las tres ciudades principales del sudeste y este kurdos, al destituir a los alcaldes elegidos por los votantes, todos candidatos válidos, y pasar a hacerse cargo de estos municipios”.

Desde HRW recordaron que “el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha criticado duramente a Turquía por sus acciones en la búsqueda de cargos de terrorismo sin fundamento contra miembros electos del parlamento”.

Williamson explicó que “estos movimientos del gobierno de Erdogan contra candidatos elegidos democráticamente violan las obligaciones que tiene Turquía bajo las leyes internacionales y regionales de derechos humanos”.

“Las medidas violan el derecho a la participación política -detalló el funcionario-, el derecho a elecciones libres y el derecho a la libertad de expresión en virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Convenio Europeo de Derechos Humanos”.

En septiembre de 2016, la Ley de Municipios se modificó en virtud de un decreto fruto del estado de emergencia para facilitar la destitución de alcaldes acusados de supuestos vínculos con el terrorismo y su sustitución por gobernadores provinciales.

Un total de 94 alcaldes del Partido de las Regiones Democráticas (DBP) fueron destituidos en ese entonces, y posteriormente enviados a prisión preventiva prolongada.

Durante toda la jornada de ayer y también este miércoles, miles de personas de las principales kurdas del sudeste de Turquía se lanzaron a las calles a protestar por las medidas gubernamentales. El mismo lunes, las fuerzas policiales ingresaron de forma ilegal a las sedes del HDP en Amed, Mardin y Van y reprimieron a diputados, militantes y ciudadanos que  intentaban defender los lugares.

Debido a la represión policial, los diputados del HDP Tülay Hatimoğlu, Serpil Kemalbay y Pero Dündar tuvieron que ser hospitalizados y fueron posteriormente dados de alta tras recibir tratamiento.

Mientras tanto, los corresponsales de la Agencia de Noticias Mezopotamya (MA) Ahmet Kanbal y Mehmet Şah Oruç, la corresponsal de Jinnews Rojda Aydın, y los periodistas Nurcan Yalçın, Yelda Özbek y Halime Parlak, fueron detenidos durante la cobertura de la protesta. Se calcula que en los últimos tres días más de 400 fueron arrestadas por la policía turca.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina