Este viernes se festeja el Newroz en Buenos Aires + Video

Resumen Medio Oriente, 16 de marzo de 2016 – Este viernes, a partir de las 18 horas, se festejará el Newroz en Buenos Aires, capital de Argentina. La actividad se llevará a cabo en el Obelisco, y contará con la presencia de Nora Cortiñas -integrante de las Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora-, el politólogo Atilio Borón y Tilda Tabi.

Durante la jornada se presentarán el grupo folclórico armenio Masis, Matías Oyhamburu y Turgut y Okan, que interpretarán música kurda.

A continuación reproducimos un artículo del periodista Alejandro Haddad sobre los orígenes del Newroz.

Newroz en Argentina

Newroz, por Alejandro Haddad*

Siempre

Hau duzu kommagene

“denontzako tokia”*

“Siempre en Newroz hay un invitado sorpresa”, dijo Uno, “este año será el vasco Fermín Muguruza”. Pero, hasta ese 2013, la fiesta de Newroz siempre estuvo prohibida en Turquía. Un año antes, en 2012, la policía turca atacó a aquellos que querían llegar hasta el Parque Newroz de la ciudad de Amêd (Diyarbakır en turco), donde la mayor parte de la población es kurda. “Tiraron tantos gases que tuvieron que volverse”, dijo ese Uno, “la policía se quedó sin municiones y tuvo que irse”. Los kurdos, luego de varias horas de avanzar y retroceder consumiendo gas, llegaron al parque para celebrar su Newroz, como lo hacen siempre.

Newroz mujer

Zaratustra

La fiesta de Newroz es el “nuevo año” para los seguidores de Zaratustra. Se celebra el 21 de marzo. Zaratustra bajó un día de la montaña con una verdad que comenzó a enseñársela a los pueblos. Eso de que existe un bien y un mal, no son palabras de Friedrich Nietzsche, es algo que sucedió entre la frontera de lo que es hoy Turquía e Irán. Muchos investigadores calculan el año en que nació Zaratustra y le erran, pero coinciden en que, Zaratustra y su libro “Avesta” –escrito en una lengua cercana al Zaza (una lengua kurda)-, influyó en las tres religiones monoteístas.

La dinastía de los Sasánidas (224-651 D.C) del imperio Persa, se volvió al Mazdeísmo, la religión de Zaratustra. Es en esta época, donde la religión convive con judíos y cristianos, es donde la palabra de Zaratustra se hace conocida. A la caída del imperio Sasánida, Irán cae en la expansión del Islam. Es por ese motivo que, en Irán, todavía el Newroz es una fiesta. El Islam no logró apagar que la fuerza que la luz del Sol y del Fuego sean energías importantes.

En cada Newroz, la gente rodea una fogata. Se toman de la mano, bailan, se ríen, y saltan el fuego.

Medos y Kurdos

Los Medos fueron parte del pueblo kurdo. Ellos eran Mazdeístas. En el 612 A.C. los Medos realizan un imperio que dura hasta el 550 A.C. Vivían en lo que hoy es la ciudad de Amêd. Su imperio es derrotado por los Persas. Es decir que, el Mazdeísmo, continuó en pie en esa tierra y para ese pueblo.

El alcalde kurdo de Amêd, Osmán Baydemir, hace unos años realizó el Parque Newroz en su ciudad. Sí, porque los kurdos de Turquía vienen gestionando una autonomía de hecho. Varios partidos políticos kurdos se suman a los candidatos kurdos independientes para lograr entrar al Parlamento nacional. Es así que 22 legisladores se suman a 99 alcaldes. En el sudeste de Turquía realizan carteles en las rutas en turco y kurdo. Refaccionan iglesias cristianas que fueran de los armenios. Como en Turquía no está prohibido hacer parques, Baydemir hizo uno y le puso “Newroz”.

Newroz

Los kurdos saben que la religión puede ser nociva. La mayor parte del pueblo es musulmana suní. El resto es Aleví, Ezidí y una parte mínima Chiita, Católico, Judío. Pero la mayor parte recuerda que son Mazdeístas.

Newroz montaña

Desde que el imperio otomano se volvió Turquía, comenzó un proceso de asimilación para los kurdos. La Constitución dice que solo habitan esa tierra los turcos. Muchos kurdos abandonaron su lengua, la dejaron de hablar. Lo mismo sucedió con las músicas, el canto Deng Bes (voz sola), las comidas, los bailes, las fiestas populares. La decadencia de la cultura kurda se encontró con un freno. En 1978, un grupo de jóvenes de Ankara arma el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK). Como nunca fueron legales, y la participación política se hacía cada vez más difícil, en 1984, el PKK comienza una lucha armada contra las fuerzas de seguridad de Turquía.

El PKK es una organización que nace para decir que los kurdos existen. Que ellos son kurdos y kurdas. Unas 40 mil personas murieron en la guerra. Desde 1994 a 1996 el ejército turco incendió 3 mil pueblos que apoyaban al PKK, asesinando a 17 mil civiles. Ciudades no kurdas como Ankara y Estambul se llenaron de kurdos expulsados de sus pueblos. Hay 12 mil presos kurdos y unas 300 fosas comunes donde se calculan enterrados unas 3 mil personas sin nombre ni apellido.

Poco a poco, el pueblo kurdo y la organización se van asimilando mutuamente. Desde el PKK se plantea que fiestas como Newroz deben ser celebradas, cueste lo que cueste, ya que, por el solo hecho de ser kurdos eran perseguidos. Se comienza a bailar el halay, se abren lugares donde los Denge Bes cantan, se arman hornos en las calles para hacer el pan, las mujeres se organizan para dejar atrás el machismo propio de los kurdos. Un Año Nuevo comienza de manera paulatina.

En esa tierra y para ese pueblo, el Newroz, que sobrevivió a varios imperios, sigue presente en los recuerdos de quienes son.

Siempre

Dentro del Siempre hay cada vez más gente. En 2013 el estado turco autoriza la fiesta de Newroz. Se basó en los diálogos de Paz con el líder kurdo Abdullah Öcalan, iniciador del PKK y preso desde 1999.

“Mira”, me dice Uno, “hacen cualquier cosa para decir que celebran”. En la televisión, autoridades turcas de varias ciudades atropellaban el sentido del Newroz saltando cualquier fuego elaborado con cajones de verduras. En Amêd, había un Siempre que se hacía con neumáticos de autos y gasolina. Algunas veces la honestidad hace que quienes saltan se encienden fuego. El humo llegaba hasta los ojos de los helicópteros del ejército que pasaban chusmeando al millón y medio de personas que no paraban de bailar, cantar y que, en un momento, hicieron silencio.

Dos diputados, una mujer y un hombre, leyeron palabras que Abdullah Öcalan escribió desde la cárcel sobre la Paz: “La era de regímenes explotadores, represión y negación ha acabado (…) En esta ocasión del Newroz hago un llamado a los armenios, turcomanos, asirios, árabes y todos los otros pueblos tanto como a los kurdos para que mantengan la llama de la libertad y la igualdad –del fuego que está encendido aquí hoy- y que la abracen como propia.”

Entre las palabras que llegaban del escenario, entre la multitud había una mujer de otras aguas. Aquel Uno dijo que era Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo-L.F. Ella había ido a solidarizarse con las Barış Anneleri (Madres por la Paz) que buscan justicia por sus hijos e hijas desaparecidas.

Allí hay un pueblo que se habita, y al habitarse, se entera que son dos, tres, muchos pueblos. Hay pueblos que se entienden entre abrazos. Hay pueblos que entienden el concepto de “Confederación Democrática” de la cual habla el PKK. Pueblos de diferentes etnias y religiones reunidos diciendo lo que hay que hacer. Gobernándose a sí mismos.

“La amplitud y entendimiento del concepto del ‘nosotros’ tiene un lugar importante en la historia de esta tierra. Pero en las manos de los gobernantes elitistas el ‘nosotros’ ha sido reducido al ‘Uno’. Es tiempo de darle al concepto de ‘nosotros’ su viejo espíritu y de implementarlo.” Finalmente entendí lo que me dijo Nosotros de lo que dijo Öcalan.

Esto es Kommagene

“Lugar para todos”.

“Newroz”, Fermin Muguruza

*Alejandro Haddad, periodista, documentalista y poeta. Autor de varios libros de cuentos y poesías. Coautor del libro “Kurdistán. Crónicas insurgentes”. Artículo publicado el 20 de marzo de 2014 en el blog “Ya Kurdistán”

Este viernes se festeja el Newroz en Buenos Aires + Video